Testimonios

R.P.

Que cómo me siento después de haber realizado este proceso de inteligencia emocional?


Pues me encuentro contenta con la experiencia, si te digo la verdad ahora no tengo muy claro cómo se desarrollaron los hechos, o como fui encontrando las “miguitas” que me llevaron de una forma muy natural y con curiosidad hacia ello, pero estoy convencida que ha sido una de las cosas más provechosas que he hecho para mí, mi bienestar y los que me rodean. 

Por ello también me siento satisfecha, por querer ser mi mejor versión, y por haberme animado a conseguirlo. Pero sobre todo me siento CONSCIENTE.

Ahora soy consciente de tantas cosas: consciente de la responsabilidad de mis actos, mis reacciones, mis debilidades, de tantas otras!!!… pero si de algo soy consciente principalmente es que mi felicidad depende únicamente de mí, y de mi actitud ante la vida y la realidad que se presenta frente a mis narices. 


Nadie me había enseñado a reconocer todas esas conductas e interpretaciones erróneas que hacemos y repetimos una y otra vez, y que no hacen más que reafirmarnos en lo que ni somos ni queremos ser, mientras que una “vocecita” hace lo posible por hacernos pensar lo contrario.


Por esta parte, solo decirte que no puedo estar más agradecida de haber podido realizar esta incursión contigo. Si ya antes, sin conocerte mucho me parecías una persona agradable y encantadora, no he podido más que corroborarlo después de haberte conocido un poquito más. Has hecho ameno cada día, cada sesión, incluso cuando lo único que hacemos es hacerte partícipe de nuestros miedos, inseguridades, debilidades. Has conseguido que me encontrara a gusto incluso en esas situaciones, sin miedo a juicios o a críticas. De verdad me alegro mucho que hayas sido mi “guía” en este camino, no hubiera podido haber otro mejor. Aunque solo haya sido por la rutina de tantas semanas, las primeras semanas echaba de menos la sesión contigo, como te digo haces muy agradable la compañía.

O.I.

¿Cómo me siento tras el proceso?

Pues tras reflexionar te puedo decir que durante el mismo he aprendido a conocerme, a saber cómo se programa nuestra mente desde pequeños y a diferenciar entre mi ego y mi ser.

He descubierto porque en ocasiones actuamos incorrectamente pero también a reconocer mis puntos fuertes y oportunidades de mejora.

Ahora me encuentro más relajado y seguro de mi mismo y con ilusión de seguir creciendo como persona y de crecer en felicidad, viviendo con paciencia y aceptándome y aceptando la vida tal como son.

En resumen, me encuentro más despierto y sereno!!

I.M.

Cambiáis vidas

I.G.

Hacéis que algo tan difícil como vivir, sea fácil.

Lo hacéis sin que nos demos cuenta y lo más gracioso es que lo hacéis para que nos demos cuenta, ese verbo que tanto os gusta utilizar.

Gracias por enseñarme a hacerme responsable de mí vida y por ayudarme a dejar de sobrevivir para empezar a vivir.


M.A.D

Te cuento cómo me siento después de las sesiones. Estoy feliz ,me encuentro cada día con mucho más control de mí misma, ya que me conozco mejor. Me siento con una paz interior increíble, que me aporta tranquilidad y serenidad y eso se traduce en mucho bienestar, siempre que consigo controlar al ego... jejeje .(que cada día lo tengo más controlado ). Estoy muy agradecida de haberme cruzado con vosotros y haber tenido esta oportunidad, quizás en el momento en el que yo más lo necesitaba. Ahora empiezo mi camino sola y empieza el verdadero trabajo, la verdad es que estoy muy orgullosa de mí misma y de lo que estoy consiguiendo. Cada día me comprendo más y me acepto. La última sesión me encantó, me gustó mucho y todos tus consejos, salí del despacho con una fuerza y ganas de vivir tremendas. Gracias y gracias ,no sabeis lo importante que es el trabajo que hacéis con la gente. Enhorabuena ,hasta pronto ,un beso.

S.N

Ya no siento presión en el pecho ni me asusto con facilidad, el miedo se hace más pequeño y el ego ya no están protagonista de mi vida. Me siento menos insegura y estoy pasando cada vez más de la teoría a la práctica me gusta ser asertiva y veo que aceptar las cosas ayuda a que se encuentren soluciones o que pase. Siento como que estoy aprendiendo a andar por la vida y las gafas de abeja son muy buenas.